Amigos del Mercado, Diego Martinez Burzaco

La otra forma de ganar con la Bolsa

By On Febrero 15,17

Tradicionalmente se suele hablar de buenos negocios y ganancias en el terreno bursátil cuando los índices van hacia al alza. Sin embargo, hay otra forma de sacar provecho que abordamos en la columna de hoy.​​​​​​​

Las acciones tocaron un nuevo máximo en Estados Unidos. Tanto el índice Dow Jones, S&P 500 y el tecnológico Nasdaq han alcanzado niveles nunca vistos en la historia. Hay quienes dicen que esa burbuja está a punto de explotar generando el inicio de la próxima gran crisis económica. No nos vamos a detener en eso. Todos creen que en un mercado alcista, ganar dinero es mucho más fácil. Uno podría comprar cualquier acción y esperar que suba, de manera tal que el dinero invertido se multiplique. Pero esa es una versión errada y sesgada de la realidad. El índice es un promedio compuesto por distintas acciones, de las cuales algunas suben sus precios y otras bajan. Si el índice sube, implica que las acciones que tienen mayor ponderación en él en promedio aumentan más de precio de las que bajan. Pero esto no implica hacer dinero fácil, aunque el índice suba, porque podés estar invirtiendo en alguna acción de ese índice que esté bajando. Un ejemplo de la realidad permitirá dilucidar mejor lo que estoy diciendo. El índice Dow Jones Industrial (DJI) es el más viejo de los Estados Unidos y está compuesto por las 30 empresas más importantes de ese país. En un primer momento, el índice estaba integrado por acciones industriales, pero en la medida en que la economía estadounidense se fue reconvirtiendo, aparecieron empresas tecnológicas, bancarias y de servicios. Pese a que otros índices bursátiles han ganado trascendencia en los últimos años, como el S&P500 y el Nasdaq, el DJI sigue siendo una referencia para los inversores. En lo que va del 2017, su avance está en torno al 3%. Pero, como te mencioné anteriormente, esto no es sinónimo de plata fácil ya que dentro del índice hay un mix de ganadoras y perdedoras. Fijate el gráfico que te muestro a continuación. Como podemos observar, nueve de las 30 empresas del índice Dow Jones acumulan pérdidas en lo que va del año, siendo Verizon (VZ) la más castigada por los inversores con un rojo de 10,7%. Los inversores que hubiesen apostado al alza de estos papeles, estarían enfrentando cuantiosas pérdidas a la fecha. Pero hay otros que, posiblemente, hayan ganado mucho dinero con los activos en cuestión. ¿Cómo…? Apostando a la baja de estas acciones en concreto y ganando dinero mientras más caían sus precios de mercado. Tenemos tres caminos por los que cualquier individuo con el traje de inversor podría sacar provecho de esta situación. Hablemos de cada uno de ellos. 1. Comprar una Opción de Venta (put): Es quizás la forma más atractiva que encuentro para apostar a la baja de un activo, ya que limita el riesgo de que esa estrategia funcione mal. Uno compra un contrato en el cual le permiten vender la acción de una empresa a un determinado precio hasta un momento del tiempo. Para eso pago un precio o prima del contrato. Llegado el vencimiento del mismo, si la acción en cuestión bajó de precio, yo tengo el derecho de vender más alto. En cambio, si la acción subió de precio, yo pierdo lo que pagué de prima. 2. Vender una Opción de Compra (Call) en descubierto: Uno también puede optar por vender una opción de compra (call) sobre una acción dándole el derecho a la contraparte de que me compre dicha acción a un determinado precio hasta una fecha específica. Por asumir ese compromiso, yo cobro la prima y espero que la acción baje de precio y que la contraparte pueda comprar el activo más barato en el mercado antes que a mí. En ese caso mi máxima ganancia es la prima del contrato en cuestión. Pero si la acción no deja de subir, mi pérdida puede ser infinita porque yo estaré obligado a vender acciones a un precio muy por debajo del precio de mercado. 3. Venta en Corto (Short Selling): Se trata de vender acciones que uno no tiene en su cartera esperando que esas acciones bajen de precio fuerte para recomprarlas a un precio mucho más bajo en el futuro. Uno, como inversor, gana la diferencia de precio entre haber vendido alto y haber recomprado bajo. ¿Cómo puedo vender acciones que no tengo? Simple. Se las puedo alquilar en el mercado a algún inversor que no desea especular con ellas y que las mantendrá por un largo tiempo. ¿Mi riesgo? Que lo que yo creía que iba a bajar suba de precio fuerte, haciendo que mi potencial pérdida no tenga techo. Estas tres estrategias permiten disfrutar de ganancias apostando a la baja del precio de un activo en particular o la Bolsa en general. Sin embargo, como te mostré, hay riesgos importantes en estas estrategias. Y cuando todos den por “muerta” a una acción en particular, puede suceder exactamente lo contrario. Sears Holdings (SHLD) era una de las acciones más “sorteadas” (con más apuestas en contra) del mercado y hace dos días salió a anunciar una fuerte reestructuración de costos. La acción hizo esto: Subió más de un 35% en un día, haciendo que los que jugaron en contra de la acción perdieran una gran fortuna. Siempre tenés que saber que se puede ganar dinero jugando al alza o la baja de un mercado o una acción, pero ninguna estrategia está libre de riesgo. A tu lado en los mercados, Diego Martínez Burzaco.

Deja un comentario